Esta experiencia se llevó a cabo en diferentes colegios de Argentina y me pareció muy interesante compartirla, ya que creo podría ser de gran interés para aplicar también aquí, en nuestro país. La violencia, muchas veces debida a la crisis que afecta a miles de hogares en España, campea entre nosotros cada día y esta podría ser una maravillosa forma de combatirla entre los más pequeños, que son los que sufren las consecuencias de las tensiones y los malumores de sus familias.

Son las 8 de la mañana y en el aula de 6° los alumnos tienen los ojos cerrados. Su atención no está enfocada en la pizarra ni en la carpeta, sino en la respiración abdominal. En el frente, la maestra les pide a los chicos que tomen conciencia de su cuerpo.

Empezar la jornada escolar con 10 minutos de respiración lenta y concentrada suena bastante más amable que invertirlos haciendo fila. Pero además, mejora las capacidades cognitivas y disminuye la violencia en la escuela.

Así lo asegura el doctor Daniel López Rosetti, responsable del Servicio de Medicina del Estrés del Hospital de San Isidro, que está implementando una prueba piloto de meditación en 6 escuelas públicas. La propuesta, articulada entre el Hospital, el Ayuntamiento y las escuelas, consiste en capacitar a los maestros para que todas las mañanas inicien las clases con una sesión de relajación.

“Todos los días, antes de sacar las cosas de la mochila, la maestra baja las luces, pone música y dirige un ejercicio de relajación psicofísica y meditación”, cuenta López Rosetti. Los docentes fueron entrenados por el personal del Servicio de Medicina del Estrés del Hospital de San Isidro, quienes a su vez se capacitaron en mindfulness por un convenio con la Fundación Favaloro e INECO.

Según los resultados medidos por medio de cuestionarios a los docentes, “la meditación provoca serenidad en los alumnos. Mejora el vínculo entre ellos y con los maestros. Genera un ambiente que facilita el trabajo de enseñanza”, asegura López Rosetti. Además, refuerza la concentración, la atención y la memoria de los chicos.

Por ahora, la prueba piloto se implementó en 6° grado en 6 escuelas públicas de distintos niveles socioeconómicos, pero desde el Servicio de Medicina del Estrés apuntan a ampliar la propuesta y entrenar a distancia a los docentes de las escuelas que quieran sumarse, vía YouTube y Skype.

El siguiente paso de la iniciativa, a la que López Rosetti bautizó como “Entrenamiento físico para la paz”, será la presentación en la red de escuelas Scholas Occurrentes, impulsada por el papa Francisco.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí