¿Qué hay en común entre el después del Brexit, el de Trump, y el de Renzi?

Simple: todos se maravillaron. Algunos con decepción, algunos con alivio, pero todos se maravillaron de que las encuestas habían predicho el resultado opuesto.

Entonces, ¿debemos concluir que, desde hace algún tiempo, mientras que las técnicas de encuestas de opinión son cada vez más sofisticadas, los encuestadores son cada vez más incompetentes? No necesariamente, al menos por cuatro razones:

1) El encuestador, debido a su integridad profesional, debe limitarse a informar de los resultados estadísticos de sus investigaciones, dejando a otros la tarea de interpretar cualquier factor de confusión de carácter psicosocial. Por ejemplo, especialmente en el caso de muchos de los encuestados, sentían vergüenza en declarar públicamente su voto a favor de Trump, pero luego lo expresaron en el secreto de la urna. Esta comprobación se aplica también a los otros casos, y vale tanto más cuanto mayor es la intención a contracorriente del voto.

2) Un problema más grave radica en la redacción de las preguntas, que nunca son perfectamente neutras, y las posibles respuestas, no perfectamente equilibradas. Esto ocurre tanto por dificultades reales (versatilidad de cada palabra y cada frase; versatilidad del contexto social y cultural) como por malicia.

3) Un problema aún más grave radica en el hecho de que la mayoría de las encuestas son comisionadas, y todas se dan aún a conocer de forma selectiva por los grandes medios de comunicación que tienen intereses concretos para guiar al público hacia la opción preferida por sus amos.

4) Quizás el problema más grave de todos es que los grandes medios de comunicación están tan acostumbrados a “crear tendencias” que se consideran completamente normales sus prácticas de manipulación, incluso las más inconfesables. Y no hablemos de las “científicamente comprobadas” como profecías autocumplidas, aplicadas de forma sistemática precisamente en el ámbito financiero, a saber, las de los propietarios de los medios [1].

La encuesta es una actividad particularmente adyacente a las profecías autocumplidas.

Conclusiones:

– Los medios de comunicación están utilizando cada vez más las encuestas para intentar influir en el voto.

– Los votantes están cada vez más cautelosos frente a los medios de comunicación, por lo tanto, con menos posibilidad de ser condicionados. De hecho, especialmente pareciera que aparecen de manera más generalizada entre los segmentos menos ancianos, una reacción que se opone al intento de condicionamiento.

– Cuando el voto contradice las encuestas de opinión, a los medios de comunicación sólo les queda hablar de encuestas “extrañamente incorrectas”, ciertamente no pudiendo admitir que las encuestas fueron “deliberadamente incorrectas”.

Cómo decía Andreotti: “Pensar lo peor de alguien constituye un pecado, ¡pero por lo general das en el clavo!”

[1] La bolsa es el Templo Supremo de las profecías autocumplidas, donde también se pueden dar ciertas “ayudaditas”. He aquí un ejemplo muy simple: quien tiene poder financiero y mediático, y está interesado en una acción en particular valorada en 100 y que vale realmente 100, puede propagar la “profecía” que colapso de esa acción es inminente (haciendo circular la noticia tendenciosa y tal vez incluso mediante la ayuda de sus compinches que venden un millón de esas acciones “por debajo del costo”, por decir a 80 – con un flujo de caja de 80 millones). De esta manera, los inversores pierden la confianza, vender y ponen en marcha una reacción en cadena que, en realidad, puede causar el colapso de esa acción a 10. La profecía se ha autocumplido.

Ahora, el “profeta”, con 10 millones de dólares vuelve a comprar la cantidad que había vendido, y con los otros 70 millones comprará 7 millones de acciones por un valor (real) de 700 millones…

Artículo extraído de PRESSENZA

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí