Los dientes amarillentos o con manchas son un problema muy común que provoca que la persona que lo sufre pierda la autoestima y afecta negativamente a sus relaciones. Una visita al dentista puede solucionar esto, pero los tratamientos de blanqueamiento dental suelen ser bastante caros y no todas las personas se los pueden permitir. Con estos 5 pasos podrás blanquear tus dientes y prevenir que no vuelvan a mancharse.

Pasos para blanquear tus dientes

1) Mantén una buena higiene bucal. Una buena higiene bucal; empieza con Cepillado diario y siendo como mínimo 2 vez al día, prestando atención en las encías, la lengua y la parte interior de las mejillas. No se trata solamente de cepillar los dientes con el objetivo de blanquearlos directamente, sino que la idea es mantener una boca libre de todo tipo de suciedad para evitar que ésta se transmita a los dientes.

Para una limpieza más profunda, es necesario la utilización de hilo dental después del cepillado para eliminar también la suciedad que queda entre los dientes. Si el hilo te causa la impresión de que puede cortarte, puedes utilizar cinta, ya que tiene el mismo uso pero de una forma más agradable.

2) Utiliza pajitas o cañas. Si estás tomando algún medicamento que puede ensuciar los dientes, si bebes café de forma habitual o cuando te pidas una bebida que lleva colorante (por ejemplo, granizados de frutas) utiliza una pajita para que el líquido pase directamente a la boca sin chocar contra los dientes.

3) Evita el tabaco. La nicotina y, sobre todo, el alquitrán que llevan los cigarros chocan con los dientes al fumar y poco a poco los van manchando. Ten en cuenta que los dientes son porosos y absorben el alquitrán, por lo que estas manchas pueden ser irreversibles.

4) Consume alimentos adecuados. Sigue una dieta completa para asegurarte de que no te falta ninguna vitamina y bebe agua suficiente para que actúe como enjuague y reduzca las manchas. Asegúrate también de comer la cantidad diaria recomendada de calcio para que tus dientes estén sanos y fuertes.

5) Visita al dentista habitualmente. Esto es necesario ya que si acudes como mínimo una vez al año tendrás al día tendrás un informe detallado sobre tus dientes y mantendrás a raya cualquier problema bucal. Si te esperas a tener algún tipo de problema éste puede ser ya muy grande cuando te decidas a acudir, por lo que más vale prevenir que curar.

Dejar respuesta